viernes, enero 29, 2010

Reflexión

Tiempo de reflexión, para pensar y dejarse pensar. Flexionar el pulso, detener el paso y sentarse a orillas del lago.

***

Acabo de hacer un recorrido veloz por el registro de este sitio. Creo que es lo más cercano a un diario de vida que he llegado a escribir alguna vez. Sin duda, habrá entradas incomprensible y crípticas, pero también las hay de un lenguaje llano y proporcionado.

A veces escribo - nocturno - para luego borrar los párrafos. Pero esta noche preferí ver qué ocurría si dejaba todo tal cual iba saliendo de mis dedos. Porque la escritura proviene de los dedos, proviene de todo el cuerpo sensible, y se provee de cuanta motricidad encuentre a su paso. Por eso andar por las calles y escribir con los pasos se convirtió en una actividad fundamental. Entonces ya no es sólo mi sensibilidad, sino también la de la ciudad, convertida en cuerpo, en nave de sacrificio, templo sagrado, custodio de todas las palabras que no se han dicho, de todos los pasos que no se han dado y todas las posibilidades. Aquí y allá hemos tomado rumbos diferentes, pero no lo supimos a tiempo; y luego todo el tiempo se desarma en tu mirada, anulando la ciudad, los sacrificios y el silencio.

3 comentarios:

Martîn dijo...

Me gusta que estes asumiendo tu rol dentro del blog. El Arte de escribir un blog personal es viajar por uno mismo en la realidad paralela a la material: La de las palabras de nuestra vida.

:D

O al menos, al menos asì lo veo yo

Un abrazo

Lex Hoffmann dijo...

xD siempre ha sido un blog personal, pero me gusta ser crí(p)tico con algunas cosas. Así es la vida léxica.

=)

Little Princess dijo...

porfa no dejes nunca de escribir porque me encanta lo que escribes y como lo escribes, tengo blog desde principios del 2009 y la verdad es que mas que nada ha sido un modo de liberarse, cosas que tengo muchas ganas de decir y que algunas veces no hay quien las pueda escuchar, es como contarle a un amigo tus problemas, la diferencia es que nunca te aconsejara, solo te escuchara y estara siempre para ti cuando quieras desahogarte.
Ademas queria darte las gracias por haberme escuchado cuando lo necesite, fue muy importante para mi que me escucharas (leyeras) y que trataras de aconsejarme, no me preguntes porque confio en ti, si te siento una persona muy sensible y receptiva pero va mas alla de eso, siento que puedo confiar en ti y eso se siente muy bien... De nuevo gracias por todo, de verdad..

Con Cariño
Paula Neira