domingo, agosto 06, 2006

OTRO (capítulo 1)

Todo comenzó con una frase como esta, liberando consecuencias tardías, abriendo nuevos mundos, tejiendo contenidos de una espera silenciosa.


---

Casi sin aliento, se tendieron sobre el pasto, riendo. Su agitación parecía provenir desde otro lado, como si no dependiese de ellos. La plaza pública, la pileta, los perros, los mendigos, el margen cobrizo sobre el horizonte; bocinazos y motores encendidos rodeaban el momento, él la rodeaba con sus brazos. Caminaron un largo trecho por la calle Libertad, sin darse cuenta como sus sonrisas se prolongaban a los transeuntes cotidianos. Nada más llegar a 3 norte y atravesar al poniente, continuar de la mano, atar los dedos, atar contradicciones, las peleas pasajeras, el nudo que recordamos cuando ya no cabe bajo la puerta (por más que tiremos, ya no entra).

Llegaron a la avenida Perú y, despreciando el paisaje (vendedores ambulantes, gitanas y extranjeros primermundistas), se internaron en las rocas y bajaron un poco. Sus pasos no fueron casuales. La brisa marina borró los detalles.

- Mira - le dijo, apuntando la piedra. El ángulo de visión descubrió una figura tallada. Una forma humanoide oculta medio metro dentro, un híbrido alado de ojos rasgados.

Intentaron mover la estatua de su sitio, mas esta se encontraba adherida a la piedra.

¿Y cómo? ¿Por qué? Miré hacia los lados intentando adivinar una mirada que me diese respuesta. Él me explicó complaciente, me habló de un Eros transformado, de un lejano sentido del amor.

- Esto funciona de una manera muy particular - dijo él -. Nos volveremos a encontrar en esta vida, nos volveremos a ver por primera vez en este mismo lugar, y todas estas palabras... no serán más que un eco del pasado.


---

Un eco del pasado.

Ella pensaba y arrugaba la nariz, el sol en los ojos, el viento en sus vestidos. Los ecos dejan escapar aquella sonora melancolía hija de una felicidad devastada. Ella sonrié, pero en su interior se remece, se abraza, se quiere encontrar porque se sabe perdida. Menos perdida que antes, inevitablemente más compleja. Ella cree haber olvidado. Ha olvidado. Después de diez años, ella ha olvidado. Perdonó con la cabeza, no con el corazón. Perdonó con sus manos, con sus cuidadosos planteamientos, no con los pasos de baile, aquella tarde de octubre en el paseo 21 de mayo.

Ella pensaba y entornaba los ojos, levantaba una ceja - luego la otra -. Se sentó de espaldas al mar. Estaba sola. Su cartera (nueva) quedó sobre sus muslos, bajo sus manos alargadas. Fingió que esperaba a alguien. No había necesidad de fingir, ella lo esperaba aun sin recordarlo.

Había una mujer sentada frente a la plaza. Su vestido, un translúcido celeste, la presentaba como una muchacha informal, coqueta, atrevida. Se acercó cuando comenzaron a moverse y a hablar las marionetas, lo mismo los niños y sus padres y un confitero junto a su máquina.

¡Cómo adoro los títeres! Su encanto no tiene parangón, y su humor es tan sencillo como elaborado. Además, hace años que no venía por aquí. De todas formas no necesito darme excusas.

Verdaderamente, las excusas estarían de más en un mundo donde el destino se releva de manera curiosa, y las interpretaciones originan lecturas diferentes, distantes.

"Nos volveremos a encontrar en esta vida, nos volveremos a ver por primera vez en este mismo lugar, y todas estas palabras... no serán más que un eco del pasado."

6 comentarios:

J.Black dijo...

Maestro.


Realmente notable, rescatable, impregnable, amable y amasable... como un eco del pasado.




OTRO

Meluna dijo...

como vientecito sobre arena

Robert dijo...

me gustó, viteh...

Angie dijo...

sentí la brisa en mi rostro..


linda historia..


;)

besitus
se te kiere muxo

DesKiSiaDo - "Abriendoce paso entre los recuerdos" dijo...

Put@ cauro, compadre, ex-compañero de U pero igual siempre compañero (xD que sono en tono comunista la we@... aclarece que yo no lo soy)
puchas, me gusto lo que escribiste pos... bien hecho, muy bonito, el lenguaje usado me gusto... te conmueve, te conquista...
la descripcion de la joven mu gueno...
nada mas que decrite que sigas escribiendo pos ;)
cuidate, un abrazo, CHAU!!

Lex Hoffmann dijo...

y ahora publicado en blog propio
http://otro-online.blogspot.com