sábado, diciembre 10, 2005

Desde lo otro

No escribo hace tiempo; días, semanas, meses.

Esto no ha resultado ser lo que quería ser, en parte porque no puedo publicar todo lo que escribo, en parte porque pretendía llevar una suerte de bitácora, en parte porque me cuesta hablar de la secuencia de mi vida personal, en parte por las partes.

A veces soy yo hablando desde lo otro, como de acentos peculiares. Y me dejo llevar por la idea de un diálogo fingido, pero que es real porque está ahí, pero que se finge con los dedos, con las miradas vacías, las almohadas en el pelo.

Se retuercen las manos cuando buscan en el aire vacío, pesado, denso a esta hora. Las manos que buscan a tientas el pedazo de aire. El pedazo de aire seleccionado por las condiciones iniciales. Y así. Y más que palabras, más que comentarios tardíos de lo que debiera haber sido. Más que un bosquejo de la realidad enorme.

El consuelo de un mundo literario que se expande a esto que es distinto de lo otro. Y viene a ser lo que un refugio. Lo que una silla en una esquina, esperando que pasen los meses para poder estar sentado verdaderamente en esa silla; para darle sentido a las especulaciones.



Y si quieres escribirme, lo haces.

4 comentarios:

Carla Ubal dijo...

Palabras = Claudio..

Como te dije ayer, todas las palabras demuestran los sentimientos ocultos... por qué los ocultas?... Esa es una pregunta que me vengo haciendo hace mucho tiempo...

Creo que varias veces nos escondemos en palabras, que tratan de esconder lo que realmente sentimos...

Yo hoy estoy en una etapa diferente, creyendo siendo libre, pero limitada... se que me entiendes... todos vivimos limitas por nuestro propio entorno... Por leyes, o actitudes que deben ser iguales para todos, pero donde queda la gente que intenta vivir?... Queda tachada como diferente?....

Palabras tiradas al viento tratando de encontrar su camino, camino que no ha sido recorrido...

Cuidese nos vemos durante la semana.

Besos, chaus...

Lex Hoffmann dijo...

Puede ser que conduzcan a las cosas ocultas. Pero, en cambio, no estoy ocultando nada; sólo estoy centrando mi atención en otra cosa: El juego, mi refugio literario.

Meterme en el refugio y hacerlo expandirse hasta las palabras de los mendigos en las calles, extrapolar hacia los senderos, y las caminatas, y los diálogos improbables, y los sorbos de cerveza en la calle Brasil.

...:::angie:::... dijo...

no se q decir realmente...
no se pq escribo si no se q decir...
pq sera??...
no dejes tus palabras...nunca porfavor...
y no se bien si reflejan lo q sientes...o lo q intentas ocultar..tu dices q no ocultas nada...eso prefiero creer...

se q empieza una nueva etapa en tu vida...weno creo ver mas o menos tus cambios...nu se...
pero espero q estes bien...
q tus palabras esten bien....

saluos desde aca....desde esto...no desde lo otro...
desde el corazon...

te kiero muxo

nos tamos viendo

besos para ti... muacks


xauz

Anónimo dijo...

llegué por casualidad a tu flog... llegué desde ahi a tu blog ... extraño, pero agradable... como un desafío.

Suerte en tu vida...
Bye bye