miércoles, diciembre 21, 2005

Despertar

[Soñé con la universidad (¿pero cómo llamarla "la universidad", ahora?), esta era custodiada por cámaras de vigilancia, dentro había un casino de juegos y una enorme sala de cine. Ella vestía de falda elegante, yo no podía dejar de mirarla.]


Entonces, despertar del sueño y recordar que hoy tengo prueba de química, entre sábanas descubrir el tiempo, quien ya marchose de mi orden habitual: las diez y cuarenta y cinco, la prueba en 35 minutos más. La tiempo que demora el trayecto hasta la U (¿pero cómo llamarla "la universidad", ahora?): más de una hora.



Solución 1: No voy, me quedo durmiendo un rato más; después pediré una oportunidad. Me acuesto a dormir.

Solución 2: Cinco segundos más tarde me levanto, y sin demora ni asco, me visto con un pantalón-deportivo, me rocío litros de desodorante, me lavo los dientes y salgo.

Cerca del paradero, compro dos mini kuky, un picnic y un kapo. Espero 5 minutos y tomo micro-bus-oruga-transantiago-número232. A los diez minutos se me ocurre la brillante idea de llamar y preguntar en que sala es la prueba; mientras suena el conocido tono en LA, abro un tanto los ojos, aún pegados en parte. "La prueba es a las tres". El kapo adherido a mis dientes, sorbiendo el aire interior, haciendo bajar la presión dentro del envase (y aplastándalo el peso de la atmósfera); mi cara de idiota mirando por la ventana, mirando hacia adentro, sin mirar atrás, queriendo mirar adelante.


Minutos más tarde bajé en casa de Javier, cerro quince, conversamos un rato de la vida y la universidad y los computadores. Volví a mi casa.


En casa, almorzar, darme una ducha, afeitarme, cambiarme de ropa y peinarme. Todo en 20 minutos.

Aún así, llegar atrasado a la sala 552. Una sencilla prueba de química.

Luego, generar una conversación sin necesidad, pero siendo necesaria para fines que yo desconozco. Jugar al trueque de ideas, observar el flujo emocional, ser un observador observado. Al menos hablo con la seguridad que me confieren las palabras atolondradas, a veces sin más luz que la que puede otorgar un paisaje otoñal. Aunque yo crea que sólo existimos como excusa para ellas, las palabras.

Cinco y media de la tarde: nos juntamos y preparamos para la presentación del taller de práctica coral; en realidad, una presentación en conjunto con los instrumentistas, presentadores y gente que asiste a vernos.

Diez y nueve horas, comienza la presentación; himno de la Universidad de Santiago de Chile, carpeta en mano, movimientos maxilares, vibración de las cuerdas vocales.

Y una larga presentación. Ver a mis amigos compañeros sentados entre la gente. Fotos. Cara de foto.

Y luego de toda la agitación ni pensar, hasta este momento, en que el día fue una ráfaga que sentí como un despertar; algo que sentí dentro mientras pensaba. Reajuste de pensamientos. Logicicación de lo profundo (es decir, que llega a las raíces de...)

4 comentarios:

...:::angie:::... dijo...

mm...un dia como cualquier otro?..
no creo...
increible lo q recuerdas del dia...jaja no tengo esa capacidad...
me gusto muxo verte en la presentacion...fue muy lindo..y ute estuvo muy lindo y muy bem...=)...
y siii con tus caras para la foto...q me rei con eso XD...
jajaja

oka...siga con sus dias...interesante escribir lo q pasa por la cabeza en el dia...si contara lo q a mi me pasa...uuuu...mejor q no jajaja

besitus

lo kiero montones

xauz

Pedro Pablo dijo...

es lejos lo peor despertarte tarde día de examen...

me ha pasado

lo peor, uno se siente wevón!

Anónimo dijo...

Mmmm, creo que fue un largo dia para ti...
Empezar, con un sueño raro, mas bien diria... algo que realmente ocupa tu mente...

Pero mas tarde, al pasar las horas de tu dia, nos viste en la sala, en tu presentacion, nosotros felices viendote, esperando varias horas tras la presentacion de instrumentos...

Para mi realmente fue bello estar ese dia, muchas cosas me hizo recordar, canciones que me dan pena, algunas que me recuerdan momentos no tan bellos, pero en fin, el acompañarte ese dia, no fue solamente para cumplir, sino para que entendieras que eres alguie importante para mi, alguien a quien quiero mucho...

Yo ahora estoy a varias horas de Santiago, feliz con la familia, espero que tengas una linda navidad, que el espiritu de la navidad vuelva y que el recuardo de momentos vividos, sea siempre para bien...

Abrazos niño, nos vemos luego.

Cuidese.

Chaussssssss.

PDTA: no me acuerdo de la contraseña de mi blog, asi que tube que postear como anonimo..

CARLA UBAL.

Anónimo dijo...

Sigue escribiendo...Que encuentres tu paz...Aunque la vida es más simple...creo yo