viernes, enero 27, 2006

ATINA

Luego del majadero (algunos lo dijeron, estoy seguro de haberlo oído) y sórdido comentario acerca de mi raro (aunque creíble) procedimiento al crear un texto para esta suerte de bitácora (si, voy navegando por el mar de información), debo apelar a las sanas costumbres de nuestro país y esperar que se olvide lo dicho anteriormente (aunque si tu espíritu negacionista lo impide siempre estará este mismísimo vínculo). De la misma manera, obviaré que a estas alturas no veo ningún COMENTARIO INTENCIONAL, atríbuible al calor, las vacaciones, y una que otra abducción extraterrestre (por cierto, no, nada).

Lo "importante" es comentar la nueva invención de mi ocio de verano: soy participante de ATINA BLOGS AWARDS, y eso quiere decir que quiero aumentar mi ego de alguna forma o sentirme reflejado en vosotros (alguna sutileza del estilo). Lo cierto es que hace tiempo le vengo prestando atención a ATINA-CHILE, creo que se proponen mejorar nuestra sociedad a partir de la crítica-construcción de aquellos extraños-ruidosos seres de nuestra fauna internética: los bloggers; pronto será nuestra rebelión y nos haremos con toda la información del planeta, gobernaremos con la verdad de la comunicabilidad (enterraremos los antiguos diccionarios blasfemos y reviviremos, con nuestra poderosa tecnología, las lenguas muertas), y esto y aquello. Si no me cree, visite Atina-Chile. Ok, nadie le dijo que soy un mitómano y que en realidad todo ese cuento de aumentar mi ego viendo como se llena el contador y los comentarios y las letras y los links, es para encubrir una realidad horrenda, en la que yo controlo vuestras mentes por medio de mis recursos psico-lingüíticos.




Bienvenido a la era de las supercomunicaciones, una era donde abunda la información y la comunicación queda relegada al olvido mutuo. Pero no intente usted cambiar las cosas, límitese a intepretar el porqué no le tuteo y cosas así. Interprete el porqué de mis manías y mis intereses; conozcame en profundidad pero no intente conocerme; sepa de mí más que yo mismo, pero (por favor) no venga a mi casa a pedirme autógrafos o mirarme a la cara.

Por cierto, vote por mí, seré un buen ganador y terminaré con la pobreza intelectual. No se lo aseguro, pero al menos le vendo ilusiones a muy bajo precio.



5 comentarios:

Eeken Kusje dijo...

OYE NI NAPOLEON TENIA TANTO EGO...¿QUE ES ESO DE VOTEN POR MI??
UN ESCRITOR NO SE REBAJA A ESO,EN FIN,TU VERÁS QUE HACES CON TU SEGURIDAD....LO DE CIBERGOBERNAR CON BLOGS ES GENIAL,PERO...NO SE RÁ MUCHO?...PONGALE MAS FOTITOS AL BLOG YA?...TA BONITO,BIEN LLENITO CON TUS COSAS ESTA PARTE DE TI Y SE NOTA...SALUDOS,PORTESE BIEN,SIGA ESCRIBIENDO QUE LO HACE SUPER.

AnaMaría dijo...

Obviamente no omitiré tus palabras.
Te había leído antes, pero no había posteado, no sé por qué.

Ahora el tiempo me persigue con un martillo, por lo que debo retirarme sin hacer grandes e imprescindibles declaraciones (lo siento).

Sobre la página que mencionas, déjame decirte que no entiendo demasiado. Algún día me pondré al día y te diré si te he dado mi voto.

Saludos,
AnaMaría.

troquil dijo...

Se agradece la visita, también el comentario. Daremos vueltas por acá.

Quil Terrier

Pepe Romano dijo...

Me recordaste a esos nefastos personajes de fotolog que te piden por favor que les postees, jaja (broma ofensiva, mil disculpas). No creo que vaya a votar por ti, ya que no pienso entrar a la página de Atina, ya que no tengo una buena opinión de Atina, ya que me parecen unos potenciales chantas, ya que... Me callo. Saludos.

Lex Hoffmann dijo...

El juego es simple, entre "me vendo" y "no me vendo", es juego irónico, la subtancia (el trasfondo) es algo nuevo de que reir.

Aunque creo que, en el fondo, sí quiero que personas extrañas y ajenas voten por mí.

Curioso, ¿no?
No, irremediablemente normal.